Noticias

Comedia Judía: Un asunto muy serio

Jeremy Dauber publicó hace unos meses un libro que repasa la comedia judía. Jewish Comedy. A serious History, publicado por W.W. Norton & Company, explora más de 2.000 años de material y detalla siete categorías de humor: sobre el antisemitismo, la sátira, el gran ingenio y el juego de palabras, el humor filosófico y teológico, y la comedia del disfraz (Hermanos Marx o Jerry Seinfield, por dar un par de ejemplos).

En lo que pone más enfoque es el la comedia en el cine y la televisión, dándole importancia al triunfo de la comedía judía estadounidense; en un equilibrio complicado entre ser menos judía y más genéricamente estadounidense; con la conclusión de que ésta debe mirar de nuevo hacia Europa para encontrar sus raíces. La comedia ha ido moldeando el curso de la historia judía. Ya lo conocemos sobradamente: la persecución, la diáspora, el sionismo y la asimilación cultural ha sido principal para perfilar la comedia judía. Y no solo eso puede encontrarse en el libro, también la exploración de arquetipos cómicos populares que, por cierto, hemos utilizado también en nuestro corto: la madre judía, los ritos, los referentes como Larry David, Mel Brooks o Sholem Aleichem, entre otros.

La conversación con la historia desde la comedia, eso mismo podemos encontrar en muchos filmes y series judías que cumplen con los siete modelos de Dauber.  Evidentemente Woody Allen es un buen ejemplo, pero esa relación o visión del judaísmo, ya la hemos visto también en Frasier (enredos judíos y referencias a la cultura en sus relaciones sentimentales), The Big Bang Theory (con Howard Wolowitz como judío y Sheldon Cooper desconociendo la cultura), o en los setenta con la serie The Mary Tyler Moore Show, de la que el profesor Leo Aquiba Senderovsky en un ensayo rescata de la memoria a uno de los primeros personajes judíos relevantes de la televisión norteamericana: Rhoda Morgenstern, la amiga del personaje interpertado por Mary Tyler Moore, que llegó a tener su propia serie: Rhoda, y a uno de sus capítulos en 1972 donde se aborda el antisemitismo de una forma tan sagaz e hiriente, que ha sido recordado en el tiempo. Lenny Bruce, Mel Brooks, Shemp Howard, Sacha Baron Cohen, Jack Benny, Jonah Hill, Sarah Silverman, Ben Stiller, Joan Rivers, Adam Sandler, Jerry Lewis, George Burns… Podríamos seguir citando durante páginas a cómicos judíos. Por cierto, vamos a destacar un estreno reciente: Jojo Rabbit de Taika Waititi, su guión está basado en el libro Caging Skies de Christine Leunens. Una sátira cómica donde un chico alemán (Jojo «Rabbit» Betzler) descubre que su madre oculta a una joven judía en el ático, debiéndose enfrentar a su nacionalismo ayudado por su amigo tonto imaginario (Hitler). Participará en el UK Jewish Film Festival, en noviembre, y seguro que servirá para continuar debatiendo sobre el humor judío y los límites de la comedia. Un asunto serio.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *