Noticias

homenaje-a-georges-lucas

Homenaje a George Lucas

Para buscar el contrapunto a nuestro superhéroe, necesitábamos dos elementos: la creación de un personaje opuesto y un universo particular. El profesor KLEINMAN recibe la visita de ERRANTE, que ha perdido sus poderes y requiere de terapia. Pero, ¿por qué KLEINMAN? ¿Por qué acude a su consulta y no a otra?

La respuesta está, precisamente, insertada al inicio del corto y responde, casi de forma azarosa, a un parentesco real del propio director. En la ficción, el padre de KLEINMAN fue un prestigioso psiquiatra que trató a George Lucas tras la separación de su primera esposa. George Lucas, como creador del universo STAR WARS y generador de los nuevos mitos galácticos y su inclusión en la cultura popular, era, evidentemente, el humano al que ERRANTE debía dirigirse para buscar respuestas. Conceptos como la fuerza, el miedo, el control de la ira y la templanza, propios del universo STAR WARS, comenzaban a alimentar el corto.

Y es que si KLEINMAN, en la ficción, es hijo de ese prestigioso psiquiatra, en la realidad el tío abuelo del director, Jaime Amselem, fue el que trató a George Lucas tras su separación y en el momento en el que se estaba gestando la filosofía STAR WARS. Ese elemento aparece reflejado en el cortometraje y dispara el universo STAR WARS sirviendo, a la vez, de homenaje al creador de los nuevos mitos modernos. George Lucas envía a ERRANTE a su psiquiatra y ERRANTE, tras la visita a otros líderes espirituales, acaba en la consulta del hijo de éste. KLEINMAN, psicólogo judío, neurótico y lleno de manías, tendrá entonces la agotadora tarea de recuperar la confianza del salvador superheroico y evitar la destrucción del mundo.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *